NO PIERDA LAS OPORTUNIDADES DEL MARKETING ONLINE POR CREER EN MITOS

26 agosto, 2016

Por: Diana Carolina Ruiz Patiño

Según el reciente estudio de usuarios digitales publicado por Internet World Stats, a junio 30 de 2016 más de 3 millones y medio de personas, lo que equivale al 49.2% de la población total del mundo, están conectadas a la web, y para el caso colombiano son 28.475.560 personas, es decir el 58.6%.

Eso quiere decir que buena parte de la población está en la era digital, y que su empresa tiene allí una buena oportunidad de negocio. Si antes pensaba que solo podía vender sus productos y servicios a las personas cercanas, con las posibilidades que abre internet puede llegar a lugares que tal vez no conozca, pero en los que su producto sí puede tener salida comercial.

Y para que empiece a sacarle el jugo a esta herramienta online debe empezar por romper algunos mitos, como los siguientes:

1. “Eso es para los jóvenes”: si bien es cierto que a los niños y adolescentes se les facilita más el uso de la herramienta digital, no significa que solo ellos lo puedan utilizar. El mundo online es un espacio abierto para público de todas las edades, se debe aprender a manejar y aprovechar estratégicamente.

2. “Tener perfiles es estar en la era online”: crear los perfiles en redes sociales o crear la página web es solo el primer paso, pero es un trabajo continuo, que requiere dedicación y permanencia.

3. “Pongo a mi hijo a esas labores”: es una herramienta que se da en el espacio online, pero que de igual manera debe ser diseñada y ejecutada por un profesional en el tema para lograr resultados. No todos saben desarrollar una estrategia de marketing online, los expertos en el tema la tienen clara.

4. “Las redes sociales son para “chismosear”: es cierto que estas fueron creadas para compartir contenido personal, pero no significa que no sea una herramienta clave para llegar y fidelizar clientes, posicionar la marca y generar interacción. Usándola estratégicamente puede contribuir en las metas que ha propuesto para su empresa.

5. “E-mail marketing es igual a spam”: si usted llega con contenido interesante, diseño creativo y propuesta innovadora a través de un email a sus clientes, seguro que va llegar el mensaje con el que pensó la estrategia. No es enviar información por enviarla, es generar buen contenido con forma única, y tener claro el objetivo.

6. “Es internet o sea que es gratis”: tener el dominio de una página web, pautar en redes sociales y contar con un experto en el tema, genera costos. No todas las herramientas online son gratuitas, hay algunas por las que tendrá que pagar pero que son clave a la hora de alcanzar su objetivo.

7. “Publicar cualquier cosa a cualquier hora”: ¡No! eso es un error grave. Una de las claves en el mundo interactivo online es saber qué publicar y en qué momentos. El contenido debe responder a los intereses de su público, se debe tener muy claro lo que ellos quieren ver y escuchar. Y es importante conocer sus hábitos para saber los horarios en que se postea el contenido, no es lo mismo publicar un vídeo a las 5 a.m. cuando mi audiencia duerme, a hacerlo a medio día en hora de almuerzo, en un público de oficina, por ejemplo. Conocer su público objetivo es la clave para saber moverse.

8. “Como no sé de eso, mejor no lo intento”: el espacio virtual es nuevo para algunos, por lo que aún no saben cómo navegar y usarlo. Pero puede capacitarse en el uso de la herramienta y en cómo planear estratégicamente el marketing online para su empresa.

9. “Estar en la web me quita tiempo”: estar en el espacio virtual y desarrollar una estrategia de marketing online efectivamente implica tiempo, pero es una inversión productiva porque está generando allí opciones de venta, consiguiendo clientes, posicionando marca, ganando confianza, entre otros atributos.

10. “A más números más efectividad”: el que tengas millones de seguidores, likes, retweets, o visitas, no significa necesariamente que la estrategia sea perfecta. Esos resultados si tienen impacto en el resultado final, pero no es el resultado en sí mismo. Lo que vale es la interactividad que genere con su público. Cientos de seguidores con interacción completa valen más que millones de likes sin conexión con su marca.